Health

Beneficiarios de Medicaid se vacunan mucho menos contra covid

Los beneficiarios de Medicaid se están vacunando contra covid-19 a tasas mucho más bajas que la población general, mientras los estados buscan las mejores estrategias para mejorar el acceso a las vacunas, y persuadir a quienes siguen indecisos.

Los esfuerzos de las agencias estatales de Medicaid y los planes de salud privados que la mayoría de los estados pagan para cubrir a sus residentes de bajos ingresos se han debilitado, en parte por la falta de acceso a los datos estatales sobre qué miembros están vacunados.

Los problemas reflejan la naturaleza descentralizada del programa de salud, financiado en gran parte por el gobierno federal pero administrado por los estados.

También por la dificultad de hacer llegar el mensaje a las poblaciones de Medicaid sobre la importancia de las vacunas contra covid, y los desafíos que enfrentan para obtener atención.

“Estas son algunas de las poblaciones a las que es más difícil llegar, y las que generalmente son las últimas en la fila para recibir atención médica”, dijo Craig Kennedy, director ejecutivo de Medicaid Health Plans of America, un grupo comercial.

Los afiliados a Medicaid a menudo enfrentan obstáculos para acceder a las vacunas, incluidas la preocupación por faltar al trabajo o encontrar transporte, dijo.

En California, el 49% de los afiliados de 12 años o más a Medi-Cal (el nombre de Medicaid en California) están vacunados al menos en parte, en comparación con el 74% de los californianos en general.

A diferencia de otros estados grandes, como Texas y Pennsylvania, California proporciona a sus planes de Medicaid información de los registros de vacunas, lo que puede ayudarlos a buscar a los beneficiarios no vacunados. Pero aún así, la tasa de inmunización está muy por detrás comparada con la población en general.

Según informes detallados que muestran las tasas de vacunación por condado y por plan de salud, los porcentajes varían drásticamente. En el condado de Santa Clara, donde está Silicon Valley, el 63% de los que tienen Medi-Cal han sido vacunados, frente al 38% en el vecino condado de Stanislaus.

Los planes de salud de California están trabajando con grupos comunitarios para tocar puertas en vecindarios con bajas tasas de vacunación y proporcionar vacunas en el lugar para que la gente no tenga que viajar.

Este otoño, California, que tiene el programa de Medicaid más grande del país, con casi 14 millones de personas, ofrecerá a sus planes de salud de Medi-Cal $250 millones en incentivos para vacunar a los miembros. El estado también está aportando $100 millones para tarjetas de regalo, $50 por cada beneficiarios vacunado.

En otros estados, como Kentucky y Ohio, los planes de salud están dando tarjetas de regalo de $100 a los afiliados cuando se vacunan.

Si bien más de 202 millones de estadounidenses están vacunados al menos en parte contra covid, casi el 30% de las personas mayores de 12 años siguen sin vacunarse. Las encuestas muestran que los más pobres tienen menos probabilidades de recibir una vacuna.

Más de dos tercios de los beneficiarios de Medicaid en todo el país están cubiertos por un plan de salud privado. Los estados pagan una tarifa mensual al plan por cada miembro para atender las necesidades médicas y la atención preventiva.

A nivel nacional, alrededor del 70% de los afiliados a Medicaid tienen al menos 12 años y son elegibles para las vacunas, según un análisis de KFF.

Los programas estatales de Medicaid que pueden rastrear su progreso muestran resultados modestos:

  • En Florida, el 34% de los beneficiarios de Medicaid están al menos parcialmente vacunados, en comparación con el 67% de todos los residentes de 12 años o más.
  • En Utah, el 43% de los beneficiarios de Medicaid están vacunados al menos en parte, en comparación con el 68% en todo el estado.
  • En Louisiana, el 26% de los afiliados a Medicaid están vacunados al menos en parte, en comparación con el 59% de la población estatal.
  • En Washington, DC, el 41% de los afiliados a Medicaid están vacunados al menos en parte, en comparación con el 76% de todos los residentes.

“No es fantástico”, dijo la doctora Pamela Riley, directora médica del Departamento de Finanzas de la Atención Médica de D.C., que supervisa Medicaid.

Las agencias de Medicaid en varios estados, incluidos Pennsylvania, Missouri, Nueva Jersey y Texas, dijeron que carecen de datos completos sobre las tasas de vacunación y no tienen acceso a los registros estatales que muestren quién ha sido vacunado. Los expertos en salud dicen que, sin esos datos, las campañas de vacunas de Medicaid están prácticamente moviéndose a ciegas.

“Tener datos es el primer paso para saber a quién contactar y a quién llamar, y quiénes tienen médicos y pediatras que pueden ayudar”, dijo Julia Raifman, profesora asistente de derecho, políticas y administración de salud en la Universidad de Boston.

Durante años, los programas de Medicaid han trabajado con proveedores para mejorar las tasas de vacunación entre niños y adultos. Pero ahora, necesitan más instrucciones del gobierno federal para establecer “un enfoque más claro y efectivo” para controlar a covid, dijo Raifman.

Chiquita Brooks-LaSure, administradora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), dijo que el gobierno federal está otorgando fondos adicionales a los programas estatales de Medicaid para alentar la vacunación contra covid. “También estamos alentando a los estados a recordarles a las personas inscritas en Medicaid que las vacunas son gratuitas, seguras y efectivas”, dijo a KHN en un comunicado.

“Necesitamos acceso a los registros estatales de inmunización para poder tomar decisiones informadas para vacunar a las personas no vacunadas e identificar a las que están haciendo un gran trabajo, pero todo comienza con el intercambio de datos”, dijo.

Los datos de reclamos de las agencias de Medicaid no tienen en cuenta los muchos afiliados que se vacunan en los sitios de vacunación federales y otros lugares que no requieren información de seguro.

Los funcionarios de Medicaid de California dijeron que pueden rastrear la vacunación de los beneficiarios conectándose al registro de inmunizaciones del Departamento de Salud Pública del estado, que registra las vacunas de los residentes independientemente de dónde se vacunen.

Jana Eubank, directora ejecutiva de la Asociación de Centros de Salud Comunitarios de Texas, dijo que sus clínicas estarían agradecidas de saber qué beneficiarios de Medicaid están vacunados para orientar mejor las campañas de inmunización. Tener los datos también ayudaría a los proveedores a asegurarse de que las personas reciban una dosis adicional, de refuerzo, que se recomienda este otoño.

“Tenemos bastante sentido común, pero sería muy bueno tener más detalles, ya que eso nos permitiría enfocar mejor nuestros limitados recursos”, dijo Eubank.

El Departamento de Servicios Humanos de Pennsylvania, que supervisa Medicaid, dijo que solicitó datos del registro de vacunas al departamento de salud del estado en la primavera, pero que no los ha recibido. Una vocera dijo que su agencia estaba analizando asuntos legales para salvaguardar los datos de salud personales del registro.

“Obtener datos de vacunación precisos y completos para nuestros beneficiarios de Medicaid es una prioridad, pero no podemos hacerlo basándonos únicamente en reclamos y datos ad hoc”, dijo Ali Fogarty, vocera de Medicaid de Pennsylvania.

AmeriHealth Caritas, que opera planes de salud de Medicaid en Pennsylvania, Florida y otros seis estados, demás del Distrito de Columbia, tiene aproximadamente el 25% de sus afiliados a Medicaid vacunados, dijo la doctora Andrea Gelzer, vicepresidenta senior de asuntos médicos.

AmeriHealth está trabajando con sus médicos y organizaciones comunitarias para apoyar a las clínicas de vacunas. Ha ofrecido transporte gratuito y ha puesto las vacunas a disposición de beneficiarios confinados en sus hogares.

En Louisiana, el programa Medicaid ha ofrecido bonificaciones a cinco planes de salud para estimular las vacunas. Pero hasta ahora solo uno, Aetna, ha calificado.

Richard Sánchez, director ejecutivo de CalOptima, el plan de salud de Medicaid en el condado de Orange, California, dijo que ofrecer tarjetas de regalo de Subway de $25 ayudó a aumentar las vacunas entre los miembros que viven en refugios para personas sin hogar.

A mediados de agosto, alrededor del 56% de sus afiliados elegibles estaban vacunados al menos en parte. “No estamos donde deberíamos estar y la nación no está donde debería estar”, dijo Sánchez.



Most Related Links :
usnewsmail Governmental News Finance News

Source link

Back to top button